Pasar unas vacaciones en el crucero más grande del mundo es una experiencia única e inigualable. Desde el mismo momento que llegas a la terminal del puerto y ves ese hermoso e imponente barco, es seguro que se te sale un suspiro, por no decir un ¡WOW!.  

Por eso la misma Royal Caribbean, la naviera creadora de los barcos más grandes del mundo habla de estos cruceros como “los barcos que revolucionaron las vacaciones”.

Cuando inicias tu crucero, lo primero que haces al embarcarte es entrar directamente a la calle central o el “Royal Promenade”. Allí te sientes como si hubieras llegado a una verdadera ciudad, donde encuentras tiendas de todo tipo, además de restaurantes, deliciosos cafés, pizzerías y bares para todos los gustos:  entre ellos un pub inglés y una discoteca familiar con música latina en vivo.

Ten en cuenta que antes de embarcar, debes haber bajado la aplicación Royal Caribbean International en tu celular, y debes contar con el Check In digital.  Esa aplicación será de mucho uso, y seguro en varias partes de este artículo la verás mencionada.

 Obviamente al embarcar, entramos con deseos de comer algo y de deshacernos de nuestras maletas de mano, así que lo primero, es buscar dónde queda tu cabina para investigar si ya está lista para ocuparla (generalmente esto se dá después de la 1:00 pm).

Desde el momento en que empiezas a ubicar tu cabina, vas descubriendo la gran cantidad de espacios que tiene este barco.  Seguramente tu cabina queda en uno de los vecindarios del barco, así que conocerás esa parte primero, y luego: ¡a almorzar! En una de las más de 20 opciones que tienes para hacerlo.   

Notarás que dentro de la cantidad de alternativas que puedes ver en la aplicación y las pantallas de guía en todo el barco, habrá unas opciones con el signo $ y otras sin este signo.  Esto significa que hay unas opciones que tienen un cargo y que las otras están incluidas.  Y verás que hay cantidades que están incluidas, y que por las que tienen costo, que generalmente son franquicias de restaurantes y lugares afamados del mundo, verdaderamente vale la pena pagar ese poco extra para disfrutarlas.

Una vez almuerces, tendrás tiempo de recorrer el barco para irte familiarizando.  Seguro querrás ir al área de piscinas, que es todo un piso con varias alternativas para adultos, niños y familias, para así conocer los simuladores de surf, la tirolesa que atraviesa el Boardwalk (el malecón que tiene vista al mar finalizando con el Aquatheater), ver desde arriba el Central Park (el área de jardines naturales al aire libre) y posiblemente rematar con un delicioso helado de yogurt de las máquinas dispensadoras cerca de las piscinas.

Al caer la tarde, no puede faltar la gran despedida del barco cuando sale del puerto.  Es muy emocionante saber que sales en el barco más grande del mundo, mientras admiras otras embarcaciones y ves cómo los pasajeros pasan admirados saludando al tuyo.

Luego es hora de prepárate para la acción nocturna, en la cual seguro te deleitarás de una cena maravillosa en el restaurante principal, donde puedes tener un turno asignado si lo elegiste cuando reservaste, o llegar a pedir tu mesa.  Obviamente existe otra cantidad de opciones a las que puedes ir a cenar si quieres quedarte con un atuendo más relajado, pues en el restaurante principal, la gente se viste muy lindo.  

Y por supuesto, la diversión generalmente continúa con un espectacular show en alguno de los lugares que el barco ofrece, tales como el Aquatheater (desde donde verás clavadistas profesionales en un show mágico, lanzándose de trampolines a 18 pisos de altura), la pista de patinaje en el hielo o Studio F (donde encontrarás el show de patinaje más increíble que te puedas imaginar), el teatro principal (donde podrás admirarte con shows traídos directamente de Broadway) y muchos más lugares para disfrutar.  Es importante tener en cuenta que, para la mayoría de los shows, es necesario tener reservas, por lo que te aconsejamos hacerlas al menos 2 meses antes de embarcar preferiblemente desde la aplicación.

Cuando se haya terminado tu show, verás que aún quedan cantidades de actividades por hacer, entre ellas, ir al Royal Promenade (la calle central), para vivir una celebración estilo año nuevo que siempre recordarás.  De ahí para adelante quedan cantidades de bares y lugares súper entretenidos para continuar una vida nocturna sin igual.

Durante los siguientes días podrás disfrutar el barco al máximo en los días de altamar y bajarte en cada puerto de visita, para así conocer y gozarte los lugares más sorprendentes del Caribe, Europa, Alaska o Asia. Verás que los días pasan, y cuando menos piensas, tu crucero ha terminado y te faltaron cantidades de actividades por hacer en el barco, así que es totalmente seguro que vas a querer repetir esta experiencia de viaje y contarle a todo el mundo lo que viviste. 

Para tu conocimiento, Royal Caribbean no tiene un solo barco más grande del mundo… son en realidad 4 barcos:  Symphony of the Seas, Harmony of the Seas, Allure of the Seas y Oasis of the Seas y uno que se llamará Wonder of the Ses, que está en construcción para entrega en el 2022. 

Ahora disfruta los testimonios de viajeros felices y empieza a preparar
tu viaje:

¿Cuál será tu próximo crucero?  Puedes ver las mejores ofertas en:

https://www.deluxetravel.com.co/promociones-y-ofertas-de-cruceros/)